EL PRINCIPIO DEL AQUÍ  Y DEL AHORA

Sin Categoría

Instituto Venezolano de Gestalt

“Quita el espacio y nos queda un aquí… Quita el tiempo y nos queda un ahora … y entre el aquí y el ahora ¿no crees que podamos ver un par de veces…?” Richard Bach: Juan Salvador Gaviota

El ahora es el momento presente, es el fenómeno de lo que me doy cuenta en este momento. El pasado ya fue y el futuro no ha llegado, sólo el ahora existe. Es el ahora donde llevamos nuestros recuerdos y nuestras anticipaciones sobre el futuro. Al recordar tendemos a deformar el pasado, sobre todo aquellos recuerdos que nos resultan desagradables y los que afectan nuestra autoestima; sin embargo, en nosotros llevamos mucho del pasado, sobre todo en cuanto se refiere a situaciones no concluidas (Gestalt incompleta). El resto ha sido asimilado y ya es parte nuestra.

Al irnos al pasado nos vamos a una fantasía muchas veces distorsionada y evitamos el presente, donde tenemos nuestros pensamientos, nuestro cuerpo, nuestra conducta y nuestros sentimientos que podemos percibir.

Al trabajar con la terapia de la Gestalt el pasado no es descuidado, pero al trabajarlo se hace en el presente. Se le sugiere así a la persona que cuente el incidente como si estuviera ocurriendo en este momento. Sólo el presente permite experimentar la totalidad. El ahora es experienciar, es darse cuenta. Cubre todo lo que es estructura, conducta, todo lo que está ocurriendo, el proceso en movimiento. El presente incluye experiencias de la niñez si son recordadas vívidamente ahora, al igual que el ruido que percibo en la calle, al igual que un poema de Rilke, una melodía de Ravel y así, miles de experiencias en mi existencia del momento.

El término fenomenológicamente implica que el proceso que uno experimenta es únicamente de uno, nadie puede vivir por mí, ni yo puedo vivir por nadie y este fenómeno existencial de inmediatez se da sólo en el presente.

La realidad siempre existe en el presente. Hasta en los términos de mi más profundo y claro darme cuenta, mi memoria y anticipaciones; yo no tengo forma de vivir mi propio ayer, ni mi propio mañana. Estoy andando en este momento, andando con mi cuerpo, sentimientos, pensamientos y sensaciones. Especialmente mi experiencia,mi realidad, tienen lugar aquí donde yo estoy. El rango de mi “aquí” está determinado por el espacio que yo ocupo y por el rango de mis sentidos.

El AQUÍ Y AHORA  representan una experiencia anclada en el sujeto en forma muy personal sensorialmente, en este momento en el tiempo y en este lugar donde estoy.

El presente reconoce aspectos del futuro: planes, esperanzas, predictibilidad, pero siempre que estos elementos sean trabajados en el presente. Casi todas las terapias actuales que enfatizan el presente tienen relación con el existencialismo. Todas tienen un interés básico en la persona.

Desde el punto de vista de la Gestalt, el neurótico no es una persona que padece por un trauma del pasado, es una persona que tiene un problema en el aquí y en el ahora; por supuesto, no se niega que su conducta de hoy está ligada a conductas aprendidas y además se da la tendencia a la repetición. En este sentido, podríamos decir que el neurótico se encuentra atado al pasado, repitiendo pautas de conducta inadecuadas y viendo el presente a través de un vidrio oscuro, torturado por un futuro, ya que el presente se le escapa de las manos. En la medida en que pueda funcionar mejor en el presente, su futuro será más positivo . La finalidad de la terapia debe ser darle los medios con los cuales pueda resolver sus problemas presentes y cualquier problema que pueda surgir mañana o el año que viene.

Este instrumento es el auto-soporte (self-support), y esto él lo logra tratando consigo mismo y sus problemas con todos los medios a su disposición en este momento.

La frase básica para trabajar con la terapia Gestalt es: Ahora yo me doy cuenta.

El AHORA nos mantiene en el presente y nos hace darnos cuenta de que ninguna experiencia es posible sino en el presente. El YO hace que la persona se haga más responsable de sus sentimientos, pensamientos y síntomas. El ME DOY CUENTA

provee al sujeto el sentido de sus propias capacidades y habilidades, su propio equipo sensorial, motor e intelectual.

“El darse cuenta, contacto y presente son diferentes aspectos del mismo proceso de auto-realización”.           (Perls)

Muchos terapeutas que trabajan con la Gestalt corren el riesgo de trabajar en el AQUÍ Y AHORA  en forma literal y rígida, no tomando en cuenta lo esencial, que es el paciente mismo; así hacen la aplicación de técnicas, olvidando el proceso de la persona a quien se le aplican esas técnicas. Por ejemplo, al paciente con una fuerte carga emocional es importante facilitarle el contacto y expresión de esta carga, y no estarle preguntando sobre su AQUÍ Y AHORA.

En este sentido, el autor Yonteff, para 1987 amplía el concepto y sugiere ésto en el trabajo del AQUÍ Y AHORA.

Hace la siguiente división:

  1. El AQUÍ Y AHORA: es lo concreto y observable inmediatamente, el significado para la persona, situaciones inconclusas que aparecen, dudas y temores frente al futuro expresadas en el presente, cargas emocionales del pasado vividas en el momento.
  2. El ALLÁ Y AHORA: es el espacio de la vida de la persona fuera del contexto terapéutico. Es la totalidad de la existencia actual de la persona.
  3. El AQUÍ Y ENTONCES: es el contexto terapéutico. Implica la relación terapéutica, reconociendo patrones de transferencia y diálogos sobre la relación terapéutica dentro del marco de la terapia.
  4. El ALLÁ Y ENTONCES: es la historia de la vida del paciente. El desarrollo de la persona en el tiempo. Toma como ejemplo el libro de Polster “La vida de cada persona es una novela”. En este último aspecto, incluye la corriente psicoanalítica y su trabajo sobre los Trastornos de Personalidad, como el trastorno Bordeline y el Trastorno Narcisista. En estos cuadros, la historia del sujeto es indispensable para su comprensión y establecimiento de un plan terapéutico.

Yonteff sostiene que una actitud existencial real incluye un tomar en cuenta la necesidad del paciente de hablar tanto de su pasado como de su presente, y en su presente tanto de lo que ocurre en el encuadre (setting) terapéutico como fuera. Este cambio en el enfoque del AQUÍ Y AHORA  se viene dando desde los últimos años de la década de los 60. El AQUÍ Y AHORA  es la localización en tiempo y espacio del darse cuenta de la persona. El darse cuenta ocurre en el AQUÍ Y AHORA, pero el objeto de este darse cuenta con frecuencia es un evento fuera de la relación terapéutica, sea del pasado o una anticipación futura. Si en este momento hay contacto, podemos decir que estamos en el AQUÍ Y AHORA.

Para 1984 el mismo Polster habla de un manejo más flexible del AQUÍ Y AHORA. Sostiene que es falso abandonar literalmente el pasado o el futuro. El mismo Perls decía que el presente es un fenómeno en continuidad y así no excluye recordar y planificar. Todo esto conduce a una actitud más amplia y flexible en el contacto con el paciente y no dejarse atrapar por el USO de unos conceptos que en vez de acercar, alejan del proceso del individuo.

Menú