SOCIOLOGÍA Y GESTALT. Dialogo entre teoría y practica

Abordaje gestaltico en comunidades y en ámbito educativo.
Una mirada que busca la integración ente los procesos, necesidades y habilidades sociales  desde una perspectiva orientada al ser, al desarrollo de su potencialidad, que indefectiblemente se da en el vínculo y reflejo con el otro y con el mundo [i] .
“La creación, la re- creación de uno mismo, del otro y del mundo es un asunto colectivo, social, que exige la responsabilidad de cada uno para el bien – estar de cada uno y para la evolución del planeta” [ii]

Introducción
La “sociología de la Gestalt” se convierte a mi modo de ver, en una suerte de “praxis de la liberación”, esta disciplina amplifica su perspectiva meramente psicológica para convertirse en un ejercicio de la autenticidad y logra llegar con su actitud y método a diferentes sectores y poblaciones.

Este escrito pretende en una primera instancia “De la teoría…”, abordar algunos postulados básicos del enfoque gestáltico desde una mirada social o sociológica, para en un segundo momento, “A la práctica…” compartir dos experiencias que he desarrollado en espacios de intervención que en el mundo del quehacer social son más conocidos o practicados; mas no tanto (por lo menos en la región) desde el enfoque de la Gestalt.
El primero se trata del trabajo con dos grupos de mujeres de sectores vulnerables de nuestra sociedad (en términos socio económicos), en el marco de un programa destinado a empoderar a mujeres emprendedoras. Y la segunda experiencia es con estudiantes de una escuela secundaria en un municipio de la periferia de la provincia.

En ambos casos el trabajo se realizó desde el enfoque gestáltico; siendo una experiencia novedosa para todos los involucrados, ambos proyectos continúan en funcionamiento y desarrollo en la actualidad.

De la teoría…

Con el fin de la modernidad, fin que aunque esté en discusión podemos situar históricamente entre -o a partir- de la finalización de la segunda guerra mundial y la caída del muro de Berlín, (momento en el que también surge la perspectiva humanista en psicología, donde se enmarca el enfoque que nos compete). Es a partir de estos hitos
históricos que se empieza a hablar de la muerte del sujeto, o para decirlo de otro modo, la muerte de las ideologías que le dan sostén al anterior; y es que ahora  no quedan más ideas o sistemas universalizantes, metarrelatos desde los cuales el sujeto pueda, (o para hacerlo más Gestáltico), desde donde podamos dar sentido a nuestra existencia. Ya las religiones pierden credibilidad, la familia nuclear se ha desmembrado adoptando los formatos más inverosímiles, la sociedad de consumo es claramente insostenible a largo plazo, el supuesto progreso no progresa para todos y no hay factibilidad de que suceda. El hombre-macho ha dejado lugar a una ráfaga de mujeres empoderadas desde las más variadas formas. Todo esto deja a un sujeto vulnerable y carente, todo lo que durante siglos nos ha sostenido, nos ha dado respuestas, no lo hace más.

Mientras pensaba en este escrito y la posible triangulación socio-gestáltica me gusto pensar en este momento de la civilización como un “vacío fértil” a nivel humanidad. Las viejas respuestas quedaron obsoletas y las nuevas no terminan de configurarse, y aquí es donde se da un impasse, donde todo puede pasar, o desde donde todo puede cobrar un sentido renovado.
“… La pregunta sobre la que vuelvo incesantemente es esta, ¿Cuál es el garante ultimo de mis decisiones cuando lo he perdido todo, cuando estoy desorientado, dominado, tanto externa como internamente?, ¿Queda algo que sustituya a dios, al hombre, a la historia o la razón?, siempre le he dado la misma respuesta: el deseo de singularidad, de individuación, el deseo de hacer de mi vida una historia personal. Hoy en este mundo socializado, colectivizado, masificado, mi último recurso es mi singularidad, mi voluntad de ser singular…” [iii]

En términos gestálticos esto sería nuestra madurez, dejar de pretender el sostén y la respuesta en el afuera, en el ambiente y convertirme, aquí y ahora en lo que soy. Identificar y discernir de entre el cóctel de introyectos socio culturales, cuales son los que elijo y elegimos como colectivo y cuales necesitamos por lo menos rever a la luz de nuevas realidades y necesidades. Como diría Caravelli: “He aquí nuestra esperanza de ser más auténticos  y libres” [iv]

La idea de sujeto, que atraviesa estos postulados es la de un sujeto atrapado en algunos determinismos heredados por la familia (hasta 7 generaciones atrás), escuela, país, religión, karma, vidas pasadas etc. Mas este determinismo no agota sino por el contrario, interpela a nuestra capacidad y necesidad de ajuste, de deconstrucción y re construcción; y en esta concepción de ajuste se halla implícita la idea de libertad y la posibilidad de liberación.

Inexorablemente aliñada a la idea de liberación se encuentra la de RESPONSABILIDAD, una de las patas que le da sostén a la actitud Gestáltica, considero de vital importancia retomar esta idea ya que ha sido durante milenios ignorada. Para esto voy a retomar a Michael Foucault:
“…Ocuparse de uno mismo ha sido, a partir de determinado momento, denunciado casi espontáneamente como una forma de amor a sí mismo, como una forma de egoísmo o de interés individual en contradicción con el interés que es necesario prestar a los otros o con el necesario sacrificio de uno mismo. Esto ha tenido lugar con el  judeo- cristianismo…” [v] Y es que nuestra civilización de ideales y practicas judeo – cristianas está basada en consideraciones morales de abnegación y sacrificio, lo que esto implica a nivel del sujeto es la renuncia a sí mismo, deponiendo así toda mi potencialidad y responsabilidad.
Con lo cual, si durante milenios hemos puesto el poder en el afuera, si nos hemos manejado desde conceptos como la culpa y el castigo, introducir la dimensión de RESPONSABILIDAD por mis actos e incluso por mis circunstancias  por parte de Perls, no solo es necesaria y urgente sino también brillante.
Por otro lado, y a colación de lo anterior está la integración de las cosmovisiones occidental y oriental (integración que atraviesa la praxis y la teoría Gestáltica) es a su vez un postulado que ha sabido leer la necesidad de esta época, como lo podemos observar con la Física, la Mecánica cuántica, que ahora también se explayó a una suerte de política cuántica, sin tanto reconocimiento aún pero si con mis más esperanzadas proyecciones (no en sentido psi). Esto se trataría de una suerte de globalización más profunda aun; no solo abarcaría lo tecnológico y/o mercantil, sino que a mi parecer lo que el enfoque Gestaltico hace es una integración exquisita de cosmovisiones orientadas al sujeto.

Otra dimensión interesante que me resulta central es que el sujeto desde la perspectiva de la Gestalt no es sin los otros, son los otros los que le dan existencia plena y la sanación es reflejada también en los otros y/o en los vínculos. “… Nos interesa el individuo en su relación con el mundo, el mundo en su relación con el individuo, lo que hay entre los dos y lo que se crea a partir de este entre-dos, que es mucho más que la suma de los dos…” [vi] Aquí también lo que podría pensarse como meramente psicológico abre una puerta a la triangulación y por qué no a una interdisciplinariedad novedosa, un dialogo multidimensional del sujeto humano, en términos del mismo autor, una “psicología social clínica”, ya que la existencia es en lo social, es con los otros.
“… El sujeto tiene que sustituir el no-sujeto por el estatuto de sujeto definido por la plenitud de la relación de uno para consigo mismo. Tiene que constituirse  en tanto que sujeto y es aquí donde el otro tiene que intervenir…” [vii]

Me gusta pensar en la Gestalt como posibilidad de un “nuevo movimiento social” centrado en el sujeto [viii] . En una forma de intervención novedosa, que iría de lo particular a lo general, ya que no sería posible la transformación social sin una previa autotransformación, generándose así una figura dialéctica: desde un estado inicial poco saludable – me transformo – para transformar.
¿Quién no acordaría en la propuesta o el ideal de un sujeto libre, autentico y saludable?
Por otro lado y como plantea Delacroix; en los creadores de la Gestalt subyace una ideología Anarquista, insisto en que en cada acción, decisión y/o elección, siempre hay una concepción del sujeto, y ahora voy más allá, siempre hay una ideología que lo sustenta, que le da forma.
“…Los creadores de la terapia Gestaltica tenían una ideología anarquista. Nos ponían en guardia contra los efectos nocivos de las instituciones en el individuo. Y nos invitaban a establecer una interacción creadora e innovadora con el entorno en lugar de padecer sus efectos neurotizantes…” [ix] Leo aquí la idea de neurosis como la propone Perls en su libro “Sueños y Existencia” [x] , donde postula que la neurosis se trataría más bien de un “trastorno de crecimiento”, al preguntarse acerca de ¿Qué me impide crecer? en este ansiado proceso de ir abandonando lo obsoleto en post de lo novedoso y autentico, a lo que agregaría, lo
necesario para existir como civilización o mejor, existir en vínculos y diálogos de crecimiento con los otros. Para esto es inminente un reaprendizaje, una nueva lectura y por consiguiente una nueva vivencia de nosotros en el mundo y con el mundo.

Volviendo… ¿Qué es la anarquía entonces sino el gobierno de sí mismo?
La AUTORREGULACION, los AJUSTES que el sujeto necesita ir procesando a lo largo de su historia pueden pensarse como el puntapié inicial, como un ensayo al tan ansiado gobierno de sí mismo con toda la RESPONSABILIDAD que tamaña empresa amerita.

Y para ir cerrando, la importancia del cuerpo en el proceso de crecimiento del sujeto pensándolo siempre como “un sujeto en el mundo”. Un cuerpo que desde una perspectiva histórica ha pasado por el olvido, la represión, el disciplinamiento [xi] , la objetivación, y finalmente la mercantilización. Y ahora relee lo anterior desde una concepción transgeneracional.
El cuerpo como el espacio por excelencia para iniciar un proceso de sanación, más no solo el cuerpo que expresa su síntoma, su señal, sino cada uno de los cuerpos, cada uno de nosotros, albergando la historia personal y social en el regazo.
“…Cada sociedad esboza en el interior de su visión del mundo, un saber singular sobre el cuerpo (…) le otorga sentido y valor. Muchas sociedades no distinguen entre el hombre y el cuerpo, como lo hace el modo dualista al que esta tan acostumbrada la sociedad occidental. En las sociedades tradicionales el cuerpo no se distingue de la
persona. Las materias primas que componen el espesor del hombre son las mismas que le dan consistencia al cosmos, a la naturaleza…” [xii] En nuestras sociedades occidentales entonces, el cuerpo es signo del individuo, el lugar de su diferencia, de su distinción que paradójicamente esta disociado a causa de la herencia dualista que opone el ser al cuerpo. Y he aquí la necesidad de volver al cuerpo, ya que somos cuerpo; el cuerpo se convierte en promesa de libertad, instrumento y vehículo de ella.
Y es así que la exquisita articulación practica que hace Perls de lo que a mi modo de ver son necesidades imperantes en este momento, capitalismo tardío, salvaje donde el sinsentido parece acechar en cada esquina, recuperar el cuerpo, mi cuerpo como el campo de mil batallas que ni siquiera me pertenecen, y en este recuperar mi cuerpo, recuperar mi singularidad, mi autenticidad masificada, televisada, feisbukiada.

Y de la mano de lo anterior la inclusión del arte (teatro, plástica) como herramienta; el gran lenguaje que se ha permitido quedar exento de la razón cosificante, se presenta como clave en este anhelo de libertad, de autenticidad, anhelo que excede el tiempo y el espacio, la clase social, y la encarnación…

Y valga decir que:
“… La libertad es en sí misma política. Y además es también un modelo político en la medida en que ser libre significa no ser esclavo de sí mismo ni de los propios apetitos, lo que implica que uno establece en relación consigo mismo una cierta relación de dominio, de señorío…” [xiii]

Y allá vamos…

A la práctica…

Espacio Juanas

Como decía al inicio, en este apartado pretendo compartir dos experiencias en las que me he aventurado con la nueva mirada que me proporcionó el enfoque Gestáltico. Por un lado el trabajo con mujeres emprendedoras en el marco del programa “Juana Azurduy” impulsado por la fundación Contemporánea en el segundo cuatrimestre del año 2015.

Compartiendo el trabajo con un equipo multidisciplinario, en barrios vulnerables de la ciudad. El programa tiene como objetivo empoderar a mujeres emprendedoras por medio de becas para estimular y contribuir al desarrollo de sus micro emprendimientos.

Trabajamos desde tres ejes, lo propiamente vinculado al emprendedurismo, un segundo en el que se las forma en el conocimiento de la historia de otras mujeres, como cualquiera de nosotras que por medio de su compromiso y convencimiento transformaron sus espacios vitales “Las mujeres también hacen historia” (Juana Azurduy, Eva Perón, Malala etc.) y un tercer espacio, “Espacio Juanas” en el que por medio de experiencias vivenciales la mirada
estaba puesta en empoderarlas a través del trabajo esencialmente expresivo y exploratorio, buscando identificar las potencialidades y lo más genuino de cada una de las participantes. Indagando mediante el abordaje corporal, utilizando como anclaje la práctica del Yoga, la respiración que le es inherente, la expresión corporal, y técnicas
más específicas del enfoque Gestáltico.

Las propuestas se desarrollan en el marco del apoyo y resonancia propia del trabajo grupal. Para esto nos disponemos en el espacio en forma de círculo, lo cual nos coloca en igualdad jerárquica (física y simbólicamente) donde todas trabajamos, incluida la coordinación, ya que no es posible entender ningún proceso de transformación en forma aislada, somos en relación, en el vínculo, por lo tanto crecemos y nos vemos reflejadas unas en las otras.

Los encuentros siguen la siguiente estructura:
–          Reaprendizaje respiratorio
–          Trabajo corporal
–          Dinámica exploratoria
–          Compartir la experiencia / recuperación- apropiación

El objetivo del reaprendizaje respiratorio es una búsqueda del reencuentro con el espacio interno, invitando a la conciencia, o la atención a hacer foco en el espacio corporal, el espacio externo, (mundo) y el espacio interno (mente, emoción, sensación), “contínuo de conciencia”, ampliando la propia percepción de nostras mismas, lo que amplía las propias posibilidades.
La propuesta es volver la atención de la vorágine y el devenir cotidiano centrar la atención en el estado físico, mental, anímico y/o energético en el que se encuentran en el momento del taller, “el aquí y ahora”; experiencia que en la mayoría de los casos resulta altamente valorada y apreciada en tanto y en cuanto es un espacio prácticamente inexplorado por muchas de las concurrentes; por otro lado la conciencia sobre la respiración es una herramienta efectiva a la hora de reconocer las necesidades propias, organísmicas, anímicas etc.  Como así también nos da la posibilidad de atravesar situaciones de alto estrés desde una actitud de  mayor
tranquilidad, sosiego y claridad.
El trabajo corporal parte de la premisa de que nuestro cuerpo habla a gritos de nuestra historia, lleva gravado en sus gestos, en sus posturas, en su uso o en el no registro del mismo, la experiencia del mundo y el tránsito por la vida de cada una de nosotras. Desde aquí y por medio de la conciencia corporal vamos experienciado qué
dice nuestro cuerpo de nosotras, mientras simultáneamente trabajamos desde aquí, posibles malestares, bloqueos, angustias, expandiéndonos en un lenguaje no verbal (sino corporal). Esta instancia, al mismo tiempo irá preparando terreno al trabajo grupal, que supone una exposición mayor, lo que implica como es esperable una
mayor resistencia.

Por medio de las dinámicas exploratorias se buscó descubrir, dar expresión,  yreafirmar lo más genuino o enriquecedor. Usando como disparador una temática movilizadora en cada encuentro, por ejemplo: “cómo pongo límites o cómo vivo y percibo mi cuerpo, mi relato personal etc.

El enfoque gestáltico en el programa Juana Azurduy ha servido de anclaje para el desarrollo de esta instancia; por medio del trabajo con las pautas gestalticas para la comunicación, favoreciendo la toma de conciencia (Darse Cuenta de qué hago, cómo lo hago, y para qué lo hago); la toma de responsabilidad de lo que hago, digo y pienso. De dónde estoy y hacia dónde voy.

Por último, la permanencia en el momento presente, el aquí y ahora, único momento en el que puedo observar, reconocer y actuar. Trabajamos grupalmente en la comprensión de que el foco en el pasado nos lleva directamente al “drama personal” (el cual no es abordable, ni objeto de trabajo en este espacio), y el futuro es hoy una fantasía ya que no tenemos injerencia sobre él.

Utilizando el grupo como herramienta de transformación colectiva e individual hemos podido experimentar cómo mediante el proceso de compartir se habilita la posibilidad de recuperar para sí misma la experiencia a través de la apropiación de lo generado por el trabajo, con posibles descubrimientos y sensaciones novedosas y/o movilizantes del mundo personal e individual de cada una de las mujeres. Así mismo, se apela a que todo trabajo grupal implique cierta resonancia del resto de las participantes  efectivizándose la premisa de que “todas trabajamos” aunque el foco este puesto en una o algunas de la totalidad.
El desarrollo de esta propuesta con mujeres de sectores vulnerables de nuestra sociedad (en términos socioeconómicos) abre un nuevo desafío, ya que no he encontrado relatos de un trabajo de abordaje similar en estos contextos poblacionales.
Donde la vivencia del cuerpo, se presenta como mayoritariamente utilitaria (cuerpo trabajador, al servicio de…), reproductiva, y en el mejor de los casos sexuada; mas nunca como la posibilidad de arribar a cierto bienestar personal y menos aún como posibilidad de crecimiento o expansión de la propia existencia.
Las devoluciones de las participantes han superando ampliamente mis expectativas, debo reconocer que inicialmente estaba un tanto atemorizada ante lo novedoso. Luego de la resistencia inicial el compromiso y la entrega han sido notables, aventurándose a procesos de contenido personal significativos, al mismo tiempo que la cohesión de los grupos se fortalecía.

Prácticas de desarrollo personal en las escuelas, como herramienta para  una formación integral.

…“En  nuestra civilización actual hemos dividido la vida en tantos departamentos que la educación tiene muy poco significado, excepto cuando aprendemos una profesión o una técnica determinada. En vez de despertar la inteligencia integral del individuo, la educación lo estimula para que se ajuste a un molde; y  por lo tanto le impide la comprensión de sí mismo como un proceso total”… (J. Krishnamurti, La educación y el significado de la vida).

La experiencia que voy a relatar surgió de la necesidad de las directivas de la escuela pública Juan M. de Rosas en el municipio de San Lorenzo. Este se encuentra ubicado en las adyacencias de la Capital provincial, a escasamente 12 kms de distancia que se transitan a través de una autopista, lo que facilita y agiliza la intercomunicación entre ambos municipios; esta hiperconectividad, redundó en un profundo cambio respecto a la composición demográfica de San Lorenzo. Lo que en un principio era un municipio donde abundaban las casa quintas utilizadas los fines de semana o en tiempos vacacionales, mutó a un municipio densamente poblado por quienes mudaron su residencia en Salta Capital a un lugar con mayor vegetación y tranquilidad.
Más no sólo las familias de altos niveles socioeconómicos migraron hacia San Lorenzo, sino que el crecimiento y la planificación urbana del área metropolitana salteña también encontró en San Lorenzo la oportunidad para expandirse, por lo cual se multiplicaron por miles las matriculas de terrenos que fueron entregados por los
sucesivos gobiernos a familias de escasos recursos, que vieron en esta nueva residencia la oportunidad de contar un nuevo inicio en la búsqueda constante del sueño del techo propio.
Las consecuencias de la conversión demográfica y social de San Lorenzo, arrojan un nuevo diagnóstico más que interesante para analizar, las estadísticas indican que podemos deducir que el municipio en estudio es uno de los que exhibe mayor crecimiento cuantitativo si lo comparamos con el resto de los municipios
argentinos.

Cómo era de esperarse la “explosión demográfica” tiene consecuencias sociales, teniendo en cuenta que una “marea” de familias pertenecientes a los sectores más vulnerables de la sociedad ahora tienen domicilio en el lugar y son parte de una nueva demanda que reclama ante instancias gubernamentales poder satisfacer sus
necesidades básicas insatisfechas.
Más esta composición social le da al municipio y puntualmente a la población estudiantil un contraste  poblacional muy marcado, lo que lleva a observar en las aulas un alto nivel de violencia e intolerancia.

La inquietud transmitida al equipo de trabajo de iniciar acciones que atiendan a estas y otras problemáticas nació de la imposibilidad que encontraba el cuerpo docente y directivo con sus actuales recursos para contener y eventualmente guiar a los estudiantes; quienes se presentaban con falta de interés, desmotivación, poca
habilidad para la concentración y violencia de todo tipo, sin mencionar problemáticas como el embarazo adolescente (con todo lo que esto implica tanto para madre como para hijo).
De cara a esta realidad acordamos un esquema de abordaje que pudiera a modo de experiencia piloto dar cuenta de los posibles resultados a obtener en un proyecto de más duración y extensión temporal.
En esta oportunidad trabajamos durante dos meses en encuentros de una hora cada quince días con cada curso, sumando un total de dos encuentros por curso. Con conciencia del breve tiempo con que contábamos y el número excesivo de participantes (alrededor de 300 en todos los cursos) se trataba de un desafío. Esta experiencia es inédita en nuestra provincia e incipiente a nivel nacional sobre todo en espacios públicos.
La experiencia estuvo centrada en el trabajo corporal, la meditación y la conciencia en la respiración, haciendo intervenciones cortas y concretas acerca de las actitudes y vivencias que hacían los participantes, encontrando muy buena respuesta en la generalidad.

El trabajo se realizaba en círculo, con música y los ojos cubiertos, ya que la atención puesta en las reacciones de los demás se evidenciaba como claramente interruptora y bloqueaba la entrega a la experiencia, una vez cubiertos los ojos esto es, retirada la atención a la mirada del otro, podían adentrarse a las propuestas.
Antes de enseñar cualquier materia es prioritario el conocimiento del ser. El descubrirse y descubrir a los demás. Maravillarse de sí mismo, de su más alta potencialidad, es maravillarse de los demás y del entorno que nos rodea. Respetar la naturaleza humana y su entorno ecológico tiene este precio. Aprender a ser fortalece el hacer. Es saber poco a poco quién soy y lo que me impide serlo, lo que llamamos auto-conocimiento y desarrollo personal. Aprendizaje necesario de cara a las problemáticas que presentan los jóvenes en la escuela y de esta institución, como espejo de la sociedad en tanto totalidad ya que la escuela se presenta como un
emergente social.

 Lic. Soledad Sartor

[i]  Lic. Soledad Sartor.
[ii]  Jean Marie Delacroix, “Encuentro con la psicoterapia”. Editorial: Cuatro Vientos
[iii]  Alain Touraine/ FarhadKhosrokhavar, “A la búsqueda de mi mismo, dialogo sobre el
sujeto”. Ed. Paidós, Bs As, Barcelona, Méjico.
[iv]  Eduardo Caravelli, Manual de entrenamiento Gestáltico”
[v]  Michael Foucault, “Hermenéutica del sujeto”, editorial: Altamira
[vi]  Jean Marie Delacroix, “Encuentro con la psicoterapia”, Editorial:  Cuatro Vientos
[vii]  Michael Foucaul, “Hermeneutica del sujeto”, Editorial: Paidos.
[viii]  Un tema muy en boga en las ciencias sociales es el surgimiento de los “Nuevos movimientos sociales” se trata de movimiento basados en premisas globalizantes por ejemplo, los movimiento ecologistas, no hay que ser de ninguna clase social, ni adherir a ningún partido político especifico como para acordar con postulados como “no destruyamos el planeta”, o los movimientos por los derechos raciales. Se trata de postulados con los que a priori cualquier sujeto humano estaría de acuerdo.
[ix]  Jean Marie Delacroix “Encuentro con la psicoterapia”. Editorial: Cuatro Vientos.
[x]  Fritz Perls “Sueños y Existencia”. Editorial Cuatro Vientos, 1974
[xi] Vease Michael Foucault, “vigilar y Castigar”. Editorial: Siglo 21
[xii]  David Le breton, “Antropología del cuerpo y modernidad”. Editorial: Nueva Vision
[xiii]  Michael Foucault, “Hermenéutica del sujeto”, editorial: Altamira

Menú